lunes, 20 de marzo de 2017

Cuando te ríes...







Tu risa me devuelve pasiones perdidas. Alborota, reta, me fascina. Tu risa es cascabel y canto, preludio, allegro y sonata al tiempo. Estímulo y luz; nerviosa y frágil, cabriola, escorzo imposible; pícara, díscola y rebelde, traviesa. Tu risa es cascada y torrente; mar en tempestad y descanso; tu risa es senda por recorrer, ancho sendero y camino andado; es descaro, deseo; luz y guía, estrella en mis días y faro al caer la noche. Tu risa es credo, rezo, oración y fe; es seguridad, confianza y promesa. Tu risa es amor cuando la sueño, pasión sin límite, entrega e intensidad devota. Tu risa es capricho robado y furtivo deseo. Tu risa es albur de ilusiones y límite insatisfecho, es destino; es derroche, torbellino y encendidas calinas; vehemencia entre sofocos y enardecidos rubores; es anhelo, voluntad, mi apetito de ti y el hambre saciada. Tu risa es reproche, disgusto en su falta y verdad ausente. Es impúdica, lasciva, sensual, erótica y cálida; tu risa es la verdad desnuda y abrigo en tus ilusiones; es instante, momento y recuerdo. Tu risa es el beso al llegar y el abrazo en la despedida; es el mensaje de buenas noches y el buenos días cada mañana; es el ruidoso entusiasmo y el más cómplice de los silencios...

Cuando te ríes tu risa me devuelve pasiones perdidas...




3 comentarios:

  1. Tu mirada intensa, llena de brillo cuando observas mi sonrisa...Me da motivo para seguir haciendolo

    ResponderEliminar
  2. Lo más hermoso sería, quien logra esa sonrisa
    Mi beso, Petrus

    ResponderEliminar
  3. Su risa es su credo y su devoción.

    Besos .

    ResponderEliminar