lunes, 4 de enero de 2016

Sueños






En sueños, y aun ahora cuando la edad y el dolor maldicen mi cuerpo, es sueño el estado en el que transito. Así me siento a cada paso, en cada una de mis huellas, a cada esfuerzo siento y soy sueño cuando por la senda camino. Es sueño donde habito, siento y muero, allá donde acudir quisiera y el punto aquel en el que descansaría en la paz que anhelo por fin y para siempre. Es sueño y sueño en ella lo que cada mañana anima a seguir a cuerpo y alma peregrina, camino en sed y agua el que en sueños me incita a amar y andar aun cuando mi cuerpo se niegue a seguir caminando. Deseo, sueño y fe esquiva  después de que caminante vida y destino me enseñaran entre tropiezos, ensañándose, llenando mi crueldad de malas experiencias, pasos errados y engaños. Mil y un veces en rastrera vida descendió éste errático peregrino a los oscuros, mil y un disfracé en ella de blancos hábitos el demonio que llevo dentro, cientos las veces en las que el pecado me sedujo, regocijándome, refocilándose en mi desdicha y en la que sin pudor repartí en rededor, dañando sin prevención ni reparos a todo el que a mi lado buscara asiento. Peno por ello y tal es mi castigo que el tormento forma parte ya ineludible en sueños, vida y cada vez más incierto y cercano destino en soledad.

El malhombre que esto escribe cayó en pozos en los que el lodo cegaba cordura y entendimiento, ciénagas de hiel y légamo de las que en cuanto la cabeza asomaba,  egoísmo y cobardía la hundían de nuevo y sin remedio. Dañó, perjudicó, creó falsas ilusiones haciendo de sus malas artes modo de vida y maneras, no parando en dolor ni causas que no fueran su propio y durísimo absurdo teatro de sueños rotos. No se enorgullece el que desolado y sin perdón sigue camino sin rumbo ni norte, antes bien huye de la imagen que cada mañana el brillo del nuevo día le devuelve grotesca y malformada; triste payaso, ciego, ignorante y malnacido sin luz ni escrúpulo, cuyo pecado le priva de nuevo y para siempre de la única felicidad que en su vida tuviera.






13 comentarios:

  1. Tus huellas las marcas eternas, porque va tu esencia impregnada, la felicidad no se aleja, solo espera a que le tiendas la mano y la atraigas a ti, nuevamente
    Mi beso, Majestic

    ResponderEliminar
  2. Hola. Es la primera vez que vengo a tu casa y me ha encantado tu imagen de cabecera, la verdad.
    Tus palabras pesan y hacen reflexionar. Pero, ¿sabes? Todo camino tiene senderos. Así que solo hay que caminar.

    Un beso enorme. Un placer conocerte. Espero coincidir más veces.

    ResponderEliminar
  3. Palabras duras... se hace complicado cuando se es juez y verdugo de uno mismo, se suele ser implacable e inclemente... tal vez, ya que reconoces tus faltas, deberías comenzar a perdonártelas... la única forma de aprender es haciendo, y eso implica el riesgo de equivocarse...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Uffff, primera vez que te leo Majestic y es tremendo el texto que nos dejas para este jueves... Lo primero de todo mi enhorabuena por transmitir tantas sensaciones y tan grandes en esta especie de confesión en voz alta que has hecho...
    Purgar los pecados al aire, eso hago yo, contarlos, escribirlos y dejarlos volar... tal como has hecho... quien reconoce haber errado, quien reconocer haber hecho daño, quien reconoce lo malo que hay en uno mismo, tiene todo el derecho a ser perdonado...
    Yo sé de esos descensos a lo oscuro, de esas batallas contra el demonio que hay al fondo... entiendo tanto tus letras...
    Besines... Me gustó mucho leerte!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Juez y verdugo. De aquellos oscuros renazco ahora pleno de luz, por el embrujo del alma más bella y entregada que hombre poseer deseara. Ella es mi luz, mi camino y mi guía. En ella muero cada noche, para renacer luego al llegar el alba. Gracias por tan bellos mensajes

    ResponderEliminar
  7. Antes de leer tu mensaje de respuesta, te iba a comentar que los caminos mas amargos y tristes nos conducen hacia un lugar mejor...siempre lo he pensado y también lo he vivido..cuando en la vida se nos pone una prueba muy fuerte, siempre he visto que es a la víspera de una alegría que si bien no cura el dolor causado anteriormente si la hace mas llevadera...
    Lo has escrito tú mismo..ahora de aquella oscuridad renaces al encontrar un alma más bella...eso es vivir un sueño...El escrito por lo demás lleva mucha sensibilidad y un análisis interior profundo que sea verdad o no, llega fuerte...

    ResponderEliminar
  8. Un escrito impecable e impactante. Es la primera vez que te leo y ha sido un gusto llegar aquí y encontrarme con tus letras. Nunca es tarde para reencontrar el camino y enmendar los errores, nunca es tarde para renacer a algo mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Es un texto muy duro de alguien que quizá estuvo perdido pero nunca es tarde para encontrar el camino.
    Un placer leerte!

    ResponderEliminar
  10. Es la primera vez que visito tu bloc y estoy impresionada, que dureza y que sensibilidad a la vez, vives un sueño dificil de dijerir, dificil vislumbrar la luz pero tu lo consigues.Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la mujer reflejada en el espejo. Majestic tu relato me parece impresionante, nunca había leído tantas sensaciones en tan pocas líneas. Creo que ahondas allá lejos donde es difícil salir. Un sueño muy duro el tuyo.

    ResponderEliminar
  12. A veces hay que perderse para poder encontrarse. Muy duro e intenso tu relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. A tomar porculo todo.
    Si eres capaz de desnudarte así yo también.
    Si eres capaz de publicarlo, no te negaré.
    He venido, por ti, y si te rindes seré además de tu puta, la domina que patee el culo a todos tus demonios.
    No estas solo, no más. Yo estoy aqui y si quieres me quedo.
    Porque yo soy más fuerte que el resto y si tienes valor te lo voy a demostrar como caminar en los senderos de la realidad sin dejar de soñar.

    Ven.

    ResponderEliminar