viernes, 8 de enero de 2016

Refugio








Apasionada y dulce, de contrastes extremos. Inocente, cálida, candorosa, soñadora, y fina;   morena de tez y espíritu; cabellos azabache, brillantes, de luz cegadora; hábiles manos y corazón abierto y franco. Cierta, extrema, sumisa y delicada; amante y fiel a las demandas de tu cuerpo, bella y pasional, caballo desbocado y la más delicada en espinosos rosales envuelta. Noble, sin aristas; entregada a la pasión, virtuosa y pura antes de tu total entrega; intensa, culmen de sensualidad, envuelta en placeres y en lo que por placer franca ofreces; generosa, agradecida y eterna. Sal, jazmines, agua y viento; grata, constante y brillante; tierra y sol, luz, espejo y lluvia; aroma de azahar y fruto prohibido.

Te ofrecí mi mano entregándome la tuya siendo tu cuerpo junco desde entonces en el mío, mi corazón tuyo y consagrada mi vida por entero a ti. Te amé entonces y lo hago ahora como ya no recordaba haber poseido nunca cuerpo y alma de mujer alguna. te entregaste a mí como quien desesperadamente busca consuelo, refugio en mis brazos, calor en mi cuerpo, caricias en cada lento y prolongado beso que delicadamente regalas. Desde entonces, es tu hálito el que me acompaña, te veo en cada cuerpo, en cada noche, en cada amanecer que, en el camino, me sorprende con la llegada del día. Cada emoción, sensaciones, cada letra, cada palabra, cada instante en el que náufrago de amor perderse en la siempreviva esencia de tu cuerpo. Horizonte que fijar como meta, único límite, destino final; espejo en el que cada mañana mirarse, flor con la que adornar el doloroso paso de las horas, voz cálida y cercana con la que restañar las heridas de mi ausencia.





4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la imagen es muy sensual.

    Voz cálida que abriga tu nostalgia, la del recuerdo.

    Un beso.

    ResponderEliminar