viernes, 4 de diciembre de 2015

Anudado a tu cintura






                                                                                 Imagen: Jeanloup Sieff



El día amanece gris, nublado y triste cuando es tu olor el que me falta; eternas las horas dejan pasar el tiempo en tu ausencia. Cierro los ojos y te veo, te siento, te puedo oler, dibujo tus ojos, tus manos, las caricias que un día soñé y repito cada noche  desde tu marcha, aquellas que dibujan los ecos de el anhelado nuestro primer encuentro, las que aún me faltan y las que ya viven para siempre a mi lado. Te busco al despertar y en cada una de mis noches, puedo escucharte pronunciar mi nombre, regalarme el calor de tus manos sobre mi pecho, el tuyo pegado al mío; la entrecortada respiración, nerviosa y cierta que tu cercanía provoca, la débil y candente al dormir mientras me miras, la rápida y urgente cuando a mí te entregas… Te pienso, Te siento, Me perteneces.


Anudado a tu cintura moriría cada noche, renaciendo a tu lado con la llegada del alba.

1 comentario:

  1. En la ausencia, en la presencia, distancia o cercanía, en ti
    Mi beso, Majestic

    ResponderEliminar