jueves, 3 de diciembre de 2015

Alzo mi voz y te recibo



                                                                                   Imagen: Gabriele Rigon


Es tu imagen serena, clara, la silueta que adivinó envuelta en sombras, percibo tu luz, me llega, me inunda de contrastes, me puede; arrebata atrapándome en el preciso arcoiris de color constante, permanente, punto aquel en el que todo confluye; tu voz, tu olor, la cercanía que tu imagen blanca desprende; el tacto de tu piel, susurros a media voz entre mis sueños, los tuyos, los que en ti se alimentan y crecen, los que luego maduran y me llegan arrobándome en certezas. Alzo mi voz y te llamo, respondiendo tú al instante, te veo acercarte temblando entre luces, alargo los brazos, los extiendo a ti, te das y te alcanzo recogiendo tus dudas, temores, nubes que en tu seno tornan limpias y azules, viento en calma que habla de ti, perfil transparente, nítido, brisa fresca que  devuelve en su regreso matices de niña, mujer, compañera y sumisa entre pinceles. Brillo en tu luz y en ella amanezco, al albor, húmeda alborada donde las distancias mueren; sigo el hilo que a tu espalda conduce y en ella descubro la poesía que vive en ti, la que te acompaña y completa, la que me inspira y te protege. Llego a tu puerto y hago alto, descanso en el sutil aroma que en tu caminar me brindas, esparzo mis miedos, disipo tus dudas, al tiempo que  un dulce "te pertenezco" en tus labios me  envuelve.

2 comentarios:

  1. Es armónico, como una dulce melodía que envuelve el alma
    Mi beso

    ResponderEliminar