viernes, 27 de noviembre de 2015

Posesión









Sé lo mucho que representa llevarlo. Aceptar y utilizar el collar como símbolo de pertenencia al Amo, muestra de total disciplina, obediencia, deseo de complacer y felicidad por sentirse bajo su amparo y tutela. Deseo, excitación previa, el acto de entrega, gesto de agradecimiento, rostros felices y compromiso que el cuerpo firma una vez ajustado alrededor del cuello. Sumisión, entrega, disciplina y confianza, total confianza en el cuidado de tu Señor y Maestro. Una relación más allá de los límites, consentida, pactada y deseada por Amo y sumisa, al punto de necesitarse ambos en roles, derechos y obligaciones. Mucho más que física, disciplina y entrega emocional que convierten unión y presencia en indestructible lazo y eterno nudo. Trascender fronteras y tabúes, descender al más profundo de los abismos subiendo a continuación al cielo de la intensa y sumisa entrega

3 comentarios: