lunes, 30 de noviembre de 2015

Diciembre








Diciembre lleva tu nombre en mi pecho. Húmedo, agarrado a la garganta, convirtiendo grises en el forjado azul. Diciembre llega señalado en cada una de las esquirlas de tu nombre, entre fríos y nieve blanca, en el murmullo del agua sobre tu cuerpo, en el gris plomizo de la tarde, ocres anaranjados al caer la noche a tu lado. Diciembre eres tú al calor de un abrazo, la piel encarnada de tus besos, el aroma de tu despertar, la voz que lleva el salitre de una noche que entre sollozos y gemidos se funde al albur de la madrugada. Diciembre cae rendido en tus brazos huérfano de tus labios.

Sabe Diciembre a ti, huele a tierra y hierba recién cortada, al dulce aroma de jazmines en flor, Diciembre llega entre azules y blancas canciones que recuerdan el nombre de tus besos al despuntar el día. Palidece con tu ausencia, sin el jugo trasgresor de tus caricias, esas que entre mis piernas alimentan el alma del corto instante del brillo de tus ojos. Diciembre ama el tibio y rojo peso de la sangre de tu cuerpo... Diciembre busca, te busca, encuentra, se distrae dentro de ti.

3 comentarios:

  1. Diciembre huele a nostalgia y ausencia, Diciembre lleva nombre de mujer.

    Un beso dulce de seda.

    ResponderEliminar
  2. Diciembre.... el sueño sigue ... y el ausencia de ti se hace larga ... como un desierto sediento ...mi alma se va quedando mas sequía...agrietando se en lejanía ...y soledad ...

    ResponderEliminar